viernes, 23 de febrero de 2018

Leonard Bernstein en La Virginia

                MÚSICA CON ENCANTO

   PRESENTA UNA NUEVA SESION DE
   CINE DOCUMENTAL MUSICAL


  "LEONARD BERNSTEIN: THE GIFT OF MUSIC"

María Testa nos trae la vida de un genio, no exento de polémica, en la voz de Lauren Bacall. Será en el marco de  La Virginia.


martes, 20 de febrero de 2018

Tertulia de Febrero: “El Olvido que Seremos” de Héctor Abad Faciolince, análisis AMUM


Resultado de imagen de el olvido que seremos    Héctor Abad Faciolince escribió en 2003 una obra homenaje a su padre, un canto a la relación especial que mantuvo con su progenitor, un hombre bueno, comprometido socialmente, tolerante en lo personal y muy incómodo con los poderes intransigentes de izquierdas y derechas, un médico que luchó por la salud de los colombianos de manera preventiva y que encontró la muerte a manos de dos sicarios paramilitares.

    La Asociación de Mujeres Universitarias de Marbella se reunió en esta ocasión para discutir sobre la obra con tintes biográficos de Héctor Abad hijo, una redacción rica, llena de emociones que te atrapa por más que se conozca el final desde antes de comprar el libro.

Resultado de imagen de el olvido que seremos    Todas las asistentes coincidimos en la importancia de esta novelación de la realidad que supone una delicia para los sentidos entre otros motivos por su estructura, la narración cronológica de la vida del hijo en relación con los momentos en los que el padre era hito protagonista, complementada con historias de personajes, en especial de su padre, madre y hermanas, de la propia sociedad donde se desenvuelven, de las costumbres y del ecosistema. Una maquinaria que nos envuelve y nos lleva a la empatía con la familia de Héctor porque como decía Ortega y Gasset y recordó una socia “yo soy yo y mi circunstancia” y sólo se puede comprender a un ser humano si conocemos sus experiencias, como también decía Pérez Galdós.

    La narración de la vida, de los momentos más humanos, de los errores, las grandezas del padre y del hijo, los dolores y luchas del narrador, nos hizo apreciar una escritura honrada, sincera, natural, llena de grandeza humana, de miserias y verdad, su propia verdad.

Resultado de imagen de el olvido que seremos    Héctor padre era un médico al que su hijo nos trae lleno de virtudes profesionales, personales y como padre. Era un convencido luchador de la medicina preventiva, de las infraestructuras de saneamiento para evitar las enfermedades. A la par, era un hombre comprometido que exigía a los poderes públicos que invirtieran en estas infraestructuras. Discutimos mucho durante la tertulia sobre su posicionamiento político, y concluimos que lo más destacado era su valentía y el sentido del deber, “su responsabilidad” con su pueblo, de manera que acabó teniendo enemigos en la derecha y en la izquierda, por más que evidentemente, él era un señor de tendencias marxistas, ellos le llamaban socialistas, y liberal en cuanto a la libertad individual.

    Como médico, había optado por lo que salva más vidas, según él mismo, la prevención. Pero, como una socia apuntó, quizás fuese una salida al horror que le causó ser responsable de una muerte durante sus años de aprendizaje.

    Como persona era generoso, ayudaba a todo el que podía, siempre estaba dando dinero a los estudiantes, el sentido de la propiedad no lo tenía bien definido, a su hijo le permitía tocar y coger de su cartera. Claro, que como una tertuliana apuntó, cuando se pertenece a una familia pudiente y te casas con alguien con más “posibles” incluso, si es tu esposa la que se encarga de la economía familiar, pues es más sencillo ser tan dadivoso. Pero, esto no deja de engrandecer la figura, podría haberse dedicado a los placeres más mundanos o a la avaricia más desatada.

Resultado de imagen de el olvido que seremos    Como hemos dicho, Héctor-padre fue un hombre comprometido, perdió la vida por su implicación en la política, por su pelea social (era llamado “El Apóstol de los Derechos Humanos”), por su exposición pública y la incomodidad que producía a los dirigentes, miedosos de que estuviese alentando la revolución, “No la hagas y no la temas” reza el refranero español. Las Mujeres Universitarias valoramos positivamente este hecho y la huella que este testimonio de vida deja en su familia, en especial en su hijo, el autor, al que alguna socia percibió como dolido, con cierta ira, por más que dejó pasar casi dieciséis años antes de acometer la obra. La contrapartida es interpelarse si alguien es más valioso por defender sus ideales o por callar y defender o no poner en peligro a su familia. Como ves, el bien y el mal no viven en extremos opuestos.

    Nos ha gustado sobremanera todos los episodios donde podíamos distinguir la educación poco habitual que Héctor-padre daba a su hijo, la posibilidad de dormir con él, de mostrar los afectos de manera física, de respetar sus momentos de aversión a asistir a la guardería, el año sabático que le permitió en Nueva York, la visión de aprendizaje que tenía de los supuestos fracasos, la tolerancia ante la sexualidad. Este padre creía en la educación a través de emociones de felicidad, nunca obligaba a su hijo a comer lo que no le gustase, ni a asistir a donde no quisiese, incluso, cuando ya fue mayor y empezó varias carreras, teniendo ya una hija, viviendo de sus padres, Héctor, ya abuelo, buscaba el lado bueno y quitaba tensión diciendo que cuanto más avanzado es un ser vivo más tarda en madurar. Una socia habló de la Educación Libertaria como movimiento innovador de mitad del siglo XX, en especial de Paulo Freire, que había nacido el mismo año que Héctor padre y que fue autor de “La Educación como práctica de la Libertad”, una teoría que puso en marcha y lo hizo un educador conocido internacionalmente, por sus métodos en los que atendía a las necesidades individuales de los alumnos y optaba por una formación integral permitiendo la libertad de la persona. ¿Fue Héctor-padre un hombre arriesgado que experimentó una educación de manga ancha con su hijo o creía firmemente en la Educación Libertaria? En realidad, una tertuliana atisbó que el padre estaba alerta de la curiosidad intelectual de su hijo, que era mucha y la alimentaba con lecturas y con música (Mahler, Verdi, Motzar…), parece que sí tenía un método educativo en el que creía.

Resultado de imagen de el olvido que seremos    Hubo un tema sobre el que se desató cierta discusión, tiene que ver con lo que una socia llamó obsesiones del escritor, la Religión Católica y España. Héctor-padre entraña la visión racionalista, el hombre ilustrado que se decanta por las prácticas y lecturas más liberales, de esta forma trasmite a su hijo el amor por la filosofía, de la que existe un buen trasfondo en la obra, la literatura de todos los tiempos, mucha española, como abanico de posibilidades de aprendizaje vicario y dirección hacia la belleza que también encontramos en su gusto por la música. En su entorno, el escritor, lo que encuentra es otro tipo de visión de la vida, colegios religiosos, misas y rosarios diarios, pensamiento mítico, control social basados en el castigo divino y la resignación. Nos preguntamos por qué el padre deja que su hijo tenga esa influencia si no cree en ella ni la lleva a la práctica. Una socia aportó su experiencia familiar y comentó que su padre, ateo, la había mandado a un colegio religioso para aprendiese un código ético y para que tuviera la posibilidad de elegir. Otras asistentes lo vieron como una incoherencia, pero, ¿cuántos políticos tenemos en nuestro país que se les llena la boca de Educación Pública” y tienen a  los hijos en un colegio privado, algunos del Opus Dei, como fue el caso de Héctor hijo?, no hay nadie perfecto. Lo que sí es cierto es que el escritor llena páginas de ritos y costumbres católicas de las que no tiene muy buena opinión.

Resultado de imagen de el olvido que seremos    En cuanto a la obsesión por España, también son numerosos los episodios en los que se alude a ella, como  las hechas sobre Millán Astray y su grito “Muera la Inteligencia” y a otros ritos religiosos “traídos” desde España, hubo quien lo justificó como que en Colombia se vivía con interés lo que ocurría en España, otras sintieron cierta manía en culpar a a nuestro país de todo. Por otro lado, ya hemos comentado la admiración del autor por la literatura española y las numerosas ocasiones en que se refiere a nuestros maestros.

    Durante la tertulia hablamos con pesadumbre de la violencia en Latinoamérica, la corrupción que relacionaba los grupos paramilitares con las fuerzas del orden colombianas, la forma de señalar objetivos desde el poder político y la corrupción o dejación de funciones del Tercer Poder, el Judicial. En el caso de esta obra, Héctor hijo, asegura que dentro de la ropa de su padre había una bala que evidentemente no fue tenida en cuenta por la Justicia. A este estado de cosas hay que añadir la imbricación de los narcos en todos los estamentos sociales, con lo que la posibilidad de desarrollar democracias sanas es muy difícil. La obra nos pareció un terrible retrato de la sociedad colombiana.

    Varias socias pusieron la nota sobre la madre del escritor, una mujer que amaba y admiraba a su marido, que tomó las riendas de la economía familiar y de la organización de la familia para promover que su marido se desarrollara como un idealista. Fueron una pareja complementaria con muchas diferencias, sobre todo religiosas, que sobrellevaron con respeto y tolerancia. Doña Cecilia creó una compañía de administraciones de fincas en Medellín, fue un sustento importante para su familia, con más de ochenta años aún acudía cada día al trabajo. Fue una mujer religiosa pero que no se quedó en casa, tenía su particular visión del catolicismo y se acercaba más a las enseñanzas de Cristo que a las imposiciones de la Iglesia, por más que se hubiese criado en una, era la sobrina, hija adoptiva del obispo. Otra aparente contradicción en la persona de Héctor Abad que mucho predicar y poco dar trigo, otra vez el refranero, mucha atención a las clases bajas pero él se casa con una mujer acomodada y sus hijas con los más influyente de la ciudad.

    Hubo temas que creímos muy importantes en la obra, por supuesto la muerte, en el padre y en la hermana, que vivieron con mucho dolor, el amor, el amor educa más que la represión, cómo tomar la vida sin dramas y naturalidad, la igualdad, que no existe ni en el nacimiento pues las madres ya se han alimentado y cuidado en la medida de sus recursos, las relaciones padre-hijo en la Literatura, como en Jorge Manrique o en Kafka, la felicidad, que no nos coja distraídos, la libertad, como valor sobre todos.

    Finalmente, he creído conveniente prestar atención al soneto que Héctor Abad Gómez llevaba en el bolsillo cuando fue asesinado, “Ya somos el olvido que seremos” que da título al libro y que Abad Faciolince adjudica a Borges. Este, es un tema controvertido sobre el que el autor escribe en:

       http://www.letraslibres.com/mexico-espana/un-poema-en-el-bolsillo
  
   


lunes, 19 de febrero de 2018

Antonio Machado por Gómez Yedra en Marbella


    El Centro Cultural Cortijo Miraflores es la sede donde se están desarrollando los ciclos de conferencias que con el nombre de “Aula de Mayores de la Universidad de Málaga” llevamos varios años disfrutando en Marbella. A estos ciclos concurren numerosas personas interesadas en los más diversos temas, desde la Cartografía a la Literatura, de la Política a la Ecología o al Derecho Internacional.

    El acceso a estas conferencias, organizadas por Universidad de Málaga y el Ayuntamiento de Marbella, es libre y gratuito, además, los mayores de 55 pueden inscribirse y recibir un diploma si asisten a un número determinado de citas.

    Hoy hemos asistido a la charla sobre Antonio Machado correspondiente al ciclo de “Poesía Española”. El ponente de esta materia es D. Antonio Gómez Yebra y nos ha encantado encontrarnos entre el público con la escritora y periodista Viruca Yedra, que resulta ser prima hermana del profesor.

  Gómez Yedra es Catedrático de Literatura Española en la Universidad de Málaga. Autor de 83 libros de Literatura Infantil-Juvenil, 15 de Literatura para Adultos y 53 de ensayos. Colabora con artículos y reseñas literarias en SUR habitualmente desde 1992. También lo hace en revistas especializadas como El Mercurio. Ha dado conferencias y recitado sus poemas en numerosos centros, universidades y en Institutos Cervantes de todo el mundo.

    La conferencia ha sido muy interesante y amena. Hemos repasado la biografía de Machado y los hitos más importantes para entender su obra, su familia, sus abuelos intelectuales, su padre recopilador de folklore, Madrid y la Institución Libre de Enseñanza, su estancia en París, sus poetas influyentes, la vida en Soria, la muerte de Leonor, su jovencísima esposa, su soledad, sus “Campos de Castilla”, el profesorado en Úbeda y Segovia, la República, la Guerra, su amor prohibido Guiomar y hasta su exilio en el sur de Francia, donde reposan sus restos.

     Finalmente, hemos disfrutado de versos de “Soledades” y de “Campos de Castilla”, por supuesto no ha podido faltar la maravilla que es su “Retrato” que reproduzco a continuación tras el vídeo de la versión que Juan Manuel Serrat hizo de él:
  

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna. 
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.

Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

   


PROGRAMA MÓDULO 2: La poesía Española entre dos siglos

MARTES, 13 DE FEBRERO DE 2018
Salvador Rueda, el hombre y el poeta.
D. Antonio A. Gómez Yebra

JUEVES, 15 DE FEBRERO DE 2018
Antonio Machado, un hombre bueno y un excelente poeta.
D. Antonio A. Gómez Yebra

MARTES, 20 DE FEBRERO DE 2018
Juan Ramón Jiménez, andaluz universal.
D. Antonio A. Gómez Yebra

JUEVES, 22 DE FEBRERO DE 2018
Rafael Alberti, con el mar al fondo.
D. Antonio A. Gómez Yebra


miércoles, 14 de febrero de 2018

"Tormento" de Benito Pérez Galdós


    La iniciativa de crear una Tertulia Galdosiana en Marbella me permite la oportunidad de leer y reflexionar sobre distintas obras del escritor de la Generación del 68 Benito Pérez Galdós, y de disfrutar sus novelas naturalistas y realistas como “Tormento”, a la que dedicaré la entrada de hoy.

    La obra en cuestión tiene todas las características de la llamada “Liturgia Galdosiana”, se aprecia un retrato de una sociedad en cambio y decadente, anclada a tradiciones religiosas de orden clerical que someten al ser humano, en especial a la mujer. El escritor crea situaciones que, de alguna manera, ponen en conflicto las enseñanzas de Jesús de Nazaret y el uso que en su nombre se hacen de ellas.  Galdós propone situaciones que subvierten las normas, los corsés, entrando en una estructura previsible, de liturgia galdosiana, donde el lector se apuesta a sí mismo, ¿a que al final no casa a los protagonistas? Y el lector acierta.

     Galdós es un genio de la literatura, a la altura de Cervantes o para nombrarlo justo después, su prosa es clara, sencilla, rica y precisa, su lenguaje está lleno de ironía, de crítica, sus personajes son humanos, complejos y sus escenarios, cotidianos, dolorosamente cotidianos. Sus retratos sociales son producto de un gran talento para la observación, un contacto continuo con la calle y unas capacidades para la escritura cultivadas a base de lectura y mucho ensayo.

    “Tormento” habla del desamparo de unas muchachas a las que le han fallecido ambos progenitores y que caen en las garras de un sacerdote sin vocación, uno de tantos que se hacían curas porque no tenían otra manera de ascender económica y socialmente o acceder a los estudios. Este sacerdote se obsesiona con una de las hermanas a la que inicia en la sexualidad con el peligro de caer en desgracia, sobre todo ella, que pierde su “honra”, lo más preciado que una mujer posee y lo único en caso de ser pobre, una desgracia de mentalidad de la que además es guardiana la propia Mujer. La novela cuenta con varias representantes de esta guardia pretoriana, cainita y castradora.

   Galdós, de la misma manera que Proust, muestra una sociedad decadente, en un momento de evolución que trastorna los valores humanos, de manera que, la burguesía, máximo exponente de la libertad, igualdad y fraternidad, acaba haciendo el ridículo más espantoso para tener comportamientos aristocráticos, poses sociales, hipocresías, apariencias, cualquier cosa para parecer un aristócrata, tener hambre, requeterreciclar la ropa, andar con subterfugios para colocar a los niños, los chicos a la política o al sacerdocio y las chicas a casarse con una “fortuna con patas”, por no hablar de tener explotado al servicio y andar a la caza y captura de la oportunidad de conseguir beneficios por la puerta de atrás, dorando la píldora a los más poderosos o acaudalados y haciendo de la actitud pedigüeña un arte.

    En “Tormento”, Galdós confronta valores humanos de generosidad, sinceridad, lealtad, naturalidad, perseverancia, esfuerzo, con otros que tienen que ver con la “pureza de la mujer”, las apariencias, el juzgar sin misericordia, la envidia, el beaterío más excluyente y la avaricia. Rosalía, es un magnífico personaje, máximo exponente de la mujer que vive de apariencias y mangonea a su alrededor para colocar a sus hijos o conseguir prebendas, sin sentir remordimientos por su conducta explotadora y aprovechada. Por el contrario, Agustín es un indiano que regresa a Madrid buscando la realización de su vida tras años de tierras indómitas y trabajos duros, él es rico, riquísimo, pero, además, no entiende bien de convenciones sociales de la época, es por eso que le llaman bruto, sin embargo, es un ser generoso, empático, que descubre el valor de las personas sin pararse en su posición o apariencia, un ser valiente que se pone el mundo por montera y decide que no le gustan las presiones de una sociedad patética y falsa.

    La galería de personajes es muy variada, ninguno es totalmente bueno o malo y todos, como dice Agustín “son producto de su experiencia en la vida”, de los valores aprendidos, las enseñanzas recibidas y las experiencias propias o vicarias. Incluso, la protagonista, Amparo, por más que es una belleza, es un ser al que no se le puede tomar mucho afecto, es pusilánime, sin carácter, se deja bambolear por las relaciones de su entorno, opta por el suicidio como modo de escapar antes de vivir sin el apoyo social como hace su hermana, pero ¿cómo va a ser la hija de un conserje que ha quedado huérfana, que está en pecado mortal por haberse iniciado en el plano amoroso con un sacerdote en un tiempo en que este hecho era más que una atrocidad, tener relaciones y con un cura? Trabajar para los Bringas, le ofrece la posibilidad de cierto amparo de exposición social, aun que no hubiese sueldo sino migajas resecas y enmohecidas. Otra posibilidad es entrar en un convento, pero hasta para eso necesitaría alguien que pague su dote, una dote para poder servir a Dios, en fin, un despropósito de sociedad poco amable para el ser humano, sobre todo la Mujer. Con estas bases se comprende que surja el movimiento Naturalista al que Galdós pertenece, que critica los valores morales burgueses para ser más objetivo y apreciar el instinto, la emoción o las condiciones sociales u económicas como regidoras a tener en cuenta en la conducta humana.

    El autor es un rebelde, su obra pone en entredicho el status quo y se niega a la RESIGNACIÓN, lo intenta, Agustín regresa a Madrid con la intención de integrarse en la sociedad, seguir sus preceptos, sin embargo, descubre la maldad, el papanatismo, la hipocresía, el aguantar lo que toca, lo que Dios te ha mandado pero, su mentalidad racionalista le grita que tiene derecho a buscar la felicidad, la resignación o mejor la adaptación debe quedar para hechos absolutamente inmutables, y las convenciones sociales no lo son.

    Finalmente, he reflexionado sobre la época actual, y no estamos libres de convenciones sociales que nos hagan desgraciada la vida, las cuestiones sexuales ya no ponen etiquetas, pero tenemos otros demonios, el consumismo, trabajar como brutos o desear hacerlo para tener un coche ostentoso, una ropa ostentosa, multitud de aparatejos a los que entregamos nuestro tiempo. La felicidad no existe porque siempre estamos en el camino de algo, estamos insatisfechos, nos miramos continuamente el ombligo, somos débiles y nos rodean las adicciones. ¿Por qué el ser humano se complica la vida para no tener serenidad, paz, máximo sinónimo de la felicidad?

martes, 13 de febrero de 2018

Ceremonia Académica en Les Roches

El pasado diciembre AMUM fue invitada a una ceremonia académica que lució en todo su esplendor. 

Fuimos representadas por dos de nuestras socias,  Blanca Molet Y Kiti Paajen . 

Como siempre impecable organización y delicioso cóctel servido por los alumnos de Les Roches.


Blanca Molet y Kiti Paajen




sábado, 10 de febrero de 2018

Mutilación Genital- Tolerancia Cero ( GWI se pronuncia)


DIA INTERNATIONAL DE TOLERANCIA CERO A LA MUTILACION GENITAL FEMENINA.

Artículo de prensa enviado por Stacy Dry Lara, Directora Ejecutiva del GWI.

Con motivo de la celebración del dia Internacional de tolerancia Cero con la mutilacion genital femenina;
Las mujeres Universitarias Internacionales (GWI) se quieren unir con toda la comunidad Internacional para la total eliminación de esta práctica tan perjudicial.

Como comprometidas para acabar con este rito ancestral , GWI aprobó por unanimidad la Resolución 16 en su Conferencia Trienal de 2016.
Mediante la citada Resolución afirma que FGM ( mutilacion genital femenina )es un acto de EXTREMA VIOLACION del cuerpo femenino.
Es además una expresión de suprema PREPOTENCIA del hombre sobre el cuerpo de las mujeres en todos y cada uno de los Paises donde se practique.

FGM , refleja un profundo atrincheramiento de la desigualdad de Género y por tanto constituye una barrera infranqueable para la Educación de las mujeres y niñas.

El empoderamiento de mujeres y niñas a lo largo de su vida, asi como la calidad en la Educación y la Graduación Superior, GWI ; antigua Federación Internacional de Mujeres Universitarias, esta en permanente contacto con relación y consulta con ECOSOC desde 1947 y permanente relación con la UNESCO, en calidad de ONG .




Traducción

Mercedes Osorio (CRI)

jueves, 8 de febrero de 2018

“SUDESTADA, Aguas Turbias” DE MININA SANTANA presentación en Marbella



Resultado de imagen de sudestada aguas turbias    El Centro Cultural Cortijo Miraflores acogió el pasado 8 de febrero la presentación de la novela. “SUDESTADA, Aguas Turbias” DE MININA SANTANA. El evento estuvo presentado por la directora de la editorial Exlibris y por la Profesora Sara Roma.

    Ante un público expectante ante la novedosa “Sudestada”, palabra desconocida a esta orilla del Atlántico, la directora de la editorial Inmaculada Pavía habló del proceso de admisión de la publicación por la editorial, las dificultades y la decisión de publicar “Sudestada” por el tema tan interesante, humano, histórico, por su estructura, en fin que en seguida creyeron en el proyecto de publicación.

    Sara Roma, Rodríguez Mata, es una intelectual marbellí, conocida por sus tutorizaciones a escritores, asesoramiento, corrección de estilo, sus artículos en distintas publicaciones, sus trabajos para universidades e institutos. Es una gran lectora de literatura de enjundia, doctora en Ciencias de la Comunicación, madre literaria de muchos aficionados y escritores y una persona con grandes valores de gran aprecio en la ciudad.
    Como buena conocedora de los méritos literarios de Minina Santana, pues ha sido su profesora, Sara ha comentado la capacidad de trabajo, el fundamento técnico y una historia llena de historia documentada, a la par que de sentimientos y cierto suspense que atrapa al lector en la primera página.

Resultado de imagen de sudestada    Finalmente, tomó la palabra Minina, Angélica Yasenza, que nos llevó por caminos nuevos, pero muy interesantes, el delta del Paraná, las inundaciones, los judíos exiliados, el coqueteo profundo de Juan Domingo Perón con ciertas prácticas y algunos líderes nazis. En este paisaje, se desarrolla una historia cuyas notas incipientes nos han dejado unas fervientes ganas de empezar “Sudestada”.

    Pero mejor, mucho mejor, escuchen la presentación que nos grabó completa José A. Correa. Merece la pena, es un tema y un espacio muy interesante: